España, destino turístico

El período estival vuelve a dejar grandes datos para el turismo en España; los mejores, en una tendencia alcista que parece no tener techo. Desde el año 2011, el número de visitantes no ha parado de crecer. Empezamos por aquel entonces con un aumento de 3 millones y medio en un solo año -situando el total en 56 millones de visitantes- y, cuatro años después, ya vamos por 68 millones, que es lo que se espera para este 2015 en base a proyecciones en absoluto utópicas: tengamos en cuenta que, hasta julio, el número de turistas en nuestro país fue de 37’9 millones (un 4’7% más que el año pasado) y de aquí a diciembre hay que computar agosto y septiembre, dos meses de temporada alta en el sector.

Playa abarrotada, Samil (Vigo). Foto: Josu González. Fuente: Flickr

Playa abarrotada, Samil (Vigo). Foto: Josu González. Fuente: Flickr

Pero los datos turísticos no se pueden limitar a la cuantificación de visitantes. Más importante, desde el punto de vista contable, es el gasto y su repercusión en la actividad económica del país. Y ahí seguimos encontrando “peros”. La media de gasto en lo que va de año se sitúa en 110 euros por persona y día, una cantidad modesta si tenemos en cuenta que incluye el alojamiento y que, según los datos que hoy mismo acaba de difundir el Instituto Nacional de Estadística referente a pernoctaciones, el gasto medio por habitación ocupada ronda los 88 euros por día. Es decir: nos quedarían de media unos 22 euros para otros gastos, desde compras a alimentación y bebida.

Captura del mapa interactivo del BBVA sobre transacciones con tarjeta de crédito. Fuente: web BBVA

Captura del mapa interactivo del BBVA sobre transacciones con tarjeta de crédito. Fuente: web BBVA

Es cierto que no son datos combinables al cien por cien, ya que los del INE incluyen el turismo interior. No pasarían un examen de auditoría, pero sí nos valen para hacernos una idea del impacto económico del turismo en nuestro país. Otra imagen la obtenemos combinando el factor “procedencia” con el de “preferencia”, es decir: dónde se gastan el dinero los turistas según su país de origen. Pues bien, según los datos de la Encuesta de Movimientos Turísticos (Frontur) uno de cada cuatro visitantes llega del Reino Unido y donde más gastan los turistas británicos es en comida y en bebida (aquí echamos mano del interesante mapa del BBVA sobre ingresos por TPVs que, en dicho sea de paso, no contempla los pagos en efectivo). Por el contrario, los turistas que hacen mayor gasto y que tienen preferencia por el shopping (rusos, coreanos, australianos, chinos o estadounidenses), siguen siendo minoritarios en España, en comparación con los europeos que llegan a nuestro país en busca del sol y la playa en unas condiciones de seguridad y tranquilidad que no les garantizan otros paraísos mediterráneos, desde Túnez hasta Grecia.

También tiene su interés el dato de dónde duermen los turistas. A los hosteleros les preocupa especialmente que hay en torno a un 20% que aseguran pernoctar en casa propia o de algún familiar pero que, según representantes del sector, se quedarían en viviendas alquiladas ilegalmente a través de internet, en una clara muestra de los efectos de la economía sumergida en el sector más pujante de la economía española.

Y la puntilla la dejamos en manos del Ministerio de Empleo y los datos de ocupación: donde más aumentaron las afiliaciones a la Seguridad Social el mes pasado fue en hostelería, comercio y sanidad. Quitando el último sector, es obvio que los otros dos se lo deben al turismo, aunque no sea en las condiciones óptimas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s