Pequeñas empresas, grandes dificultades

El número medio de trabajadores por empresa en España se sitúa por debajo de 5 (4’6, para ser exactos). Una cifra realmente pequeña. La mitad que en países a la vanguardia económica de Europa, como Alemania o Gran Bretaña. Históricamente, la pequeña empresa (unipersonal, incluso) ha sido nuestro signo de referencia desde el punto de vista de la actividad económica. Pero la situación se ha agudizado como consecuencia de la crisis y el desempleo. Según el Informe de Empresa Mediana Española, que acaba de hacer público el Círculo de Empresarios en colaboración con la Asociación de Periodistas de Información Económica, el número de empresas con menos de diez empleados ha crecido hasta un 94’5% del total en los últimos años en nuestro país.

Foto: Kino. Fuente: Flickr

Foto: Kino. Fuente: Flickr

No es un tema menor porque la vulnerabilidad, la inestabilidad y las dificultades para generar empleo son habitualmente proporcionales al tamaño de las empresas. A nadie se le escapan las complicaciones para mantener un pequeño negocio en tiempos económicamente adversos, pero las cifras lo confirman: la destrucción de empleo en las pequeñas empresas españolas durante la crisis fue del 25%, frente al 20% en las medianas y el 6% en las grandes.

El presidente de la CEOE, Juan Rosell, en un encuentro en Galicia. Fuente: web de la CEOE

El presidente de la CEOE, Juan Rosell, en un encuentro en Galicia. Fuente: web de la CEOE

Por eso, en un año tan electoral como el que nos compete, es el momento de presionar a las administraciones para que tomen buena nota de las urgencias de las empresas, responsables finales de la generación de empleo y del despegue económico del país. La CEOE está elaborando un documento -destinado a los distintos partidos que competirán en las generales- en el que marca quince líneas maestras para mejorar la competitividad de las empresas españolas. Se plantea desde una reforma de las administraciones que simplifique los trámites burocráticos y reduzca las diferencias de mercado entre las distintas comunidades autónomas, hasta nuevos incentivos en la fiscalidad, reducciones del Impuesto de Sociedades y de la cotización a la Seguridad Social.

También las pymes han elaborado un decálogo de propuestas -fruto de más de 1.400 encuestas realizadas por la empresa Sage de gestión empresarial- en el que ponen el acento en cuestiones como el fomento de la contratación a través de ayudas y beneficios fiscales, y la piedra angular de toda iniciativa emprendedora: el acceso a la financiación, mediante fórmulas alternativas facilitadas por la propia administración. Porque ahora que estamos en la denominada “senda de la recuperación” hay que sentar unas bases sólidas para la creación de empleo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s