No todo son malas noticias

Obras del AVE a la Meca. Fuente: Ineco, página web

Obras del AVE a la Meca. Fuente: Ineco, página web

Entre tanta polémica, enfrentamiento político y dialéctica económica, las noticias sobre los éxitos empresariales pasan a menudo inadvertidas. Una en concreto se ha colado sin pena ni gloria hace unos días, aun a pesar de haber estado en el candelero en más de una ocasión por las dificultades que entraña el proyecto: el AVE del Desierto empezó a circular en pruebas. La mastodóntica obra que capitanean varias empresas españolas públicas (Adif, Renfe, Ineco) y privadas (ACS, Consultrans, Copasa, OHL…) da muestras de progreso y parece haber superado al  menos algunas de las numerosas trabas que llegaron a poner en duda su viabilidad. No hace mucho, la propia ministra de Fomento hubo de intervenir para garantizar la ejecución de las obras ante las autoridades árabes.

Inundación de cámaras bajas del Canal de Panamá. Fuente: Sacyr, página web

Inundación de cámaras bajas del Canal de Panamá. Fuente: Sacyr, página web

Simultáneamente, teníamos noticia -también a hurtadillas- sobre la otra gran obra “Marca España”, no exenta tampoco de dificultades: la ampliación del Canal de Panamá, que ha comenzado a inundar las nuevas esclusas. La multinacional española Sacyr lidera este proyecto que, lamentablemente, conocemos más por sus peros (retrasos, sobrecostes) que por sus éxitos, que no son pocos: una de las mayores obras de ingeniería civil de la historia.

A menor escala, las últimas semanas hemos conocido otros proyectos nada despreciables por cuanto suponen de expansión empresarial, carga de trabajo para la industria española y, por tanto, garantía de actividad y de mantenimiento o, incluso, generación de puestos de trabajo. Hace solo unos días, Navantia y Windar Renovables firmaban en Noruega un contrato para la construcción de cinco superestructuras flotantes para aerogeneradores de alta mar; un proyecto que, en el caso de Navantia, se traduce en 400.000 horas de trabajo. Es, además, el segundo contrato en eólica marina que consiguen en medio año, lo que supone un paso firme en la conquista de nuevos mercados.

Son solo algunos ejemplos de que la expansión económica se traduce en proyectos concretos que, a su vez, son una muestra de la capacidad competitiva de la empresa española a nivel internacional. Estamos hablando de ingeniería y obra civil, pero podíamos fijarnos también en la prestación de servicios, las energías -fósiles y renovables- la automoción o las distintas actividades productivas relacionadas con el turismo. Solo falta que empecemos a creérnoslo y que las instituciones públicas, entidades de crédito, empresas y sociedad en general caminemos de la mano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s