El pacto de la recuperación

UGT, CCOO, CEOE y Cepyme ratificaron el acuerdo. Fuente: UGT

UGT, CCOO, CEOE y Cepyme ratificaron el acuerdo. Fuente: UGT

No es vinculante, pero las empresas suelen respetarlo, incluso las de pequeño tamaño. Finalmente, con cinco meses de retraso sobre el calendario previsto, patronal y sindicatos han sellado el pacto salarial. Aunque, para ser exactos, la denominación adecuada es Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva” (AENC), ya que el documento no se reduce a la cuestión salarial, por mucho que sea lo que ha centrado el debate y llenado páginas y titulares en los medios de comunicación.

El objetivo de este acuerdo (el tercero que se firma) es establecer las pautas para la negociación colectiva, en todos los ámbitos que abarcan los convenios, desde los salarios hasta la cobertura de las bajas (incapacidad temporal) o los criterios de contratación, derechos de los trabajadores, políticas de igualdad… En éste, por ejemplo, se hace especial hincapié en una modalidad de empleo en auge, por lo que implica de reducción de costes y facilidades para la conciliación laboral y familiar: el teletrabajo.

Se pretende, por tanto, que el acuerdo sirva de marco de referencia a la hora de negociar los convenios, para no perder el tiempo en disquisiciones infructuosas y agilizar los procesos, siempre bajo el respeto a la libertad de negociación.

Por lo que respecta a la cuestión que más interés ha generado, el incremento salarial, lo que recoge el nuevo pacto es lo que tanto sindicatos como patronal reconocen por escrito en la argumentación de los porcentajes: que parten de la base de la recuperación económica, con un crecimiento del PIB del 1’4% en 2014 y perspectivas de “consolidación de la reactivación económica” para 2015 y 2016. No obstante, dejan margen a la cautela, no fijando porcentaje alguno para 2017 (a expensas de la evolución del PIB y del cuadro macroeconómico del Gobierno) y aclarando, también por escrito, que “no significa que se haya superado la crisis”, ya que “persisten los factores que limitan la recuperación y reducen el potencial de crecimiento económico y de bienestar”. Hablan, concretamente, de la tasa de paro, la deuda pública y privada, el descenso del PIB per cápita y el “aumento de la desigualdad”, además de la “incertidumbre a nivel internacional“, en una velada alusión a cuestiones como la evolución de la crisis griega y sus posibles efectos sobre la economía de la eurozona, o el riesgo de deflación.

En cualquier caso, y como hemos dicho, estamos ante el autoproclamado como el “pacto de la recuperación”, en contraposición con el anterior, firmado en plena crisis y basado en la moderación salarial.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s