Cotizantes sin cotización

Soldador. Foto: Eneas de Troya. Fuente: Flickr

Soldador. Foto: Eneas de Troya. Fuente: Flickr

Aumenta el número de cotizantes pero no la cotización. O, al menos, no en la misma proporción. Según los datos del Ministerio de Empleo, actualmente tenemos un número de cotizantes similar al que había en 2011: en torno a 17’2 millones de personas. Pero la recaudación se queda corta en unos 700 millones de euros (de 17.072 millones entre enero y abril de 2011 a 16.392 millones en el mismo período de 2015). Es un 4% menos, sin entrar en otras consideraciones como la variación del IPC, el montante total de las pensiones o el incremento del gasto por el progresivo envejecimiento de la población.

Foto: Castgen. Fuente: Flickr

Foto: Castgen. Fuente: Flickr

Las cuentas no salen. Pero, ¿a qué se debe este desfase? Aunque nunca hay una única causa, la explicación fundamental ha de ceñirse a las condiciones del mercado laboral: si las aportaciones a la caja de la Seguridad Social crecen en menor medida que el número de “aportantes” es porque éstos aportan menos. Bien sea porque sus contratos son a tiempo parcial, bien porque sus salarios son más bajos, bien por la propia reforma laboral y algunas medidas de estimulación de la contratación como la tarifa plana de cien euros de cotización para nuevos indefinidos. Con otro factor añadido, que siempre fue así pero no por eso hay que obviarlo: la aportación de cada nuevo cotizante no compensa lo que deja de aportar uno que acaba de jubilarse, con años de antigüedad e incentivos de los que no gozan los recién contratados.

Según la memoria que acaba de presentar el Consejo Económico Social (CES) la duración media de los contratos temporales el año pasado fue de 53’3 días, más o menos lo mismo que el año anterior, aunque la tendencia sea ascendente. Es decir: se trata, fundamentalmente, de contratos de carácter estacional, ligados a sectores como el turismo o la hostelería, que aportan escaso valor añadido, aunque suponen unos de los principales motores económicos del país. De manera que, aunque las previsiones de crecimiento de la economía sean alentadoras, no parece que vayan ligadas a un cambio, tan necesario, de modelo productivo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s