La patronal del MAB

“Apple y Google no podrían haberse creado aquí”. Así de claro habló el presidente de la recién constituida Asociación de Empresas del Mercado Alternativo Bursátil (AEMAB), que se presentó al público hace un par de días. Antonio Romero-Haupold hacía referencia a la dificultad de los emprendedores para conseguir recursos económicos en un país, el nuestro, en el que el 90% de  la financiación procede de los bancos (especialmente desconfiados desde la crisis), frente al 40% que éstos representan, por ejemplo, en Estados Unidos.

Presentación de Aemab en la Bolsa de Madrid. Fuente: web de Aemab

Presentación de Aemab en la Bolsa de Madrid. Fuente: web de Aemab

GraficoFinanciacion

Captación de financiación a través del MAB. Fuente: Mercado Alternativo Bursátil

Con este argumento, entre otros, defendía Romero-Haupold las ventajas de instrumentos como el Mercado Alternativo Bursátil, que el año pasado registró sus mayores cifras de capitalización y volumen de efectivo negociado desde que comenzara la cotización en el año 2009, con más de 1.600 millones de euros, y unos 120 millones en financiación captada por sus cotizadas. Desde su experiencia como consejero asesor independiente de empresas del MAB, Romero-Haupold reconoce abiertamente el daño que el caso Gowex ocasionó sobre la confianza y credibilidad del MAB, al verse cuestionada su capacidad supervisora  y la fiabilidad de las auditorías. Él mismo reconoció haber sido víctima de lo que define como una estafa (tenía títulos de Gowex) y dice sin tapujos que “el problema de España es la Justicia. Si se hubiera producido esta estafa en Estados Unidos o en el Reino Unido, sus responsables estarían en la cárcel”. Sobre estas bases, y con el objetivo de convertirse en interlocutor común ante la Administración, clientes e inversores, surge la AEMAB. Una especie de patronal del Mercado Alternativo Bursátil que tendrá entre sus mayores responsabilidades la de lidiar contra situaciones adversas y ganarse el respeto y la confianza de los inversores, para actuar como un auténtico canal alternativo de financiación. Un objetivo que dependerá, en buena medida, de la calidad del trabajo de auditoría de las empresas cotizadas. Una de sus primeras misiones, según adelantaron durante la presentación, será la de conseguir que el Gobierno apruebe bonificaciones fiscales a las plusvalías que se reviertan en empresas del MAB, habida cuenta del riesgo que supone apostar por empresas de este perfil. Sería un buen comienzo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s