Cara y cruz

Esta tarde se inauguran en Padrón (A Coruña) las nuevas instalaciones de CupaStone, la filial del grupo Cupa especializada en producción, transformación y comercialización de piedra natural. Un acto que se prevé concurrido y aplaudido, con representación institucional incluida a pesar (o “a propósito”) de realizarse en pleno sprint final de la campaña electoral. No es para menos. El grupo gallego Cupa es la mayor pizarrera del mundo, con una facturación anual de más de 400 millones de euros, y una plantilla superior a los 2.100 empleados. Con una inversión de un millón de euros en las nuevas instalaciones, la elección de Padrón para su nuevo centro logístico se debe a razones de comunicación, para que “los clientes puedan acceder a la mayor oferta de piedra natural del mercado y crear un espacio orientado al profesional”, según explica el gerente de la zona noroeste, Guillermo Oviedo, en declaraciones recogidas por La Voz de Galicia.

Instalaciones de CupaStone en Nantes. Fuente: Blog de Cupa Group

Instalaciones de CupaStone en Nantes. Fuente: Blog de Cupa Group

Aunque Cupa apueste por el eje atlántico del noroeste peninsular en esta nueva iniciativa, lo cierto es que no es, precisamente, al mercado local al que debe su éxito. Es en el exterior donde ha forjado su mayor cartera, lo que le ha permitido superar los momentos más duros de una crisis que ha sido especialmente dura para aquellas empresas directamente ligadas al sector de la construcción, como es el caso. Según los datos de la propia Cupa Group, sus productos se exportan actualmente a más de 30 países de los cinco continentes, con puntos de venta distribuidos por toda la península Ibérica, Francia, Dinamarca, Reino Unido y Brasil. En el sector de la pizarra, la matriz del grupo, el índice de exportación alcanza el 95%. Según indican, “1 de cada 3 pizarras utilizadas para la construcción de cubiertas en todo el mundo es una pizarra Cupa”.

Tienda de Adolfo Domínguez en Madrid. Foto: Ricardo Ricote Rodríguez. Fuente: Flickr

Tienda de Adolfo Domínguez en Madrid. Foto: Ricardo Ricote Rodríguez. Fuente: Flickr

Cupa Group es, pues, la cara en el aprovechamiento del mercado internacional como salvavidas frente a la crisis (sin olvidar que el sector de la pizarra se perdieron un 28% de los empleos desde 2007). La cruz, sin salir de la provincia de Ourense, es la firma Adolfo Domínguez, otrora orgullosa representante de la prosperidad del sector textil en Galicia. En pleno proceso de negociación de un ERE que afectaría a 144 de los alrededor de 500 trabajadores que la empresa conserva en Ourense, Adolfo Domínguez trata de hacer frente a unas cuentas en preocupante caída. Según los resultados del último ejercicio, presentados hace un par de semanas, la compañía cerró 2014 con unas pérdidas de 11 millones de euros y el cierre de 70 tiendas (53 en España y Portugal y 17 en otros países). Un varapalo a la estrategia expansionista emprendida en el año 2012 con “una decidida apuesta por el mercado exterior (…) para ir conteniendo la caída de ventas que se produce en el mercado interior”, según comunicaba entonces el modisto a la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Hoy mismo se han hecho públicos los datos del Ministerio de Economía sobre las exportaciones en el primer trimestre, que indican un incremento del 4’4% en las ventas. Insuficiente para compensar las importaciones, pero acortando distancias. Aunque, como hemos visto, no todas las empresas lo rentabilizarán con igual éxito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s