El AVE no es un capricho

Ya perdí la cuenta de los plazos del AVE a Galicia. Desde las primeras promesas electorales -que databan la llegada de alta velocidad al noroeste peninsular en un, por entonces, lejano 2012 (o por ahí)- hasta las previsiones actuales -que ponen el horizonte en el 2018-, hubo unos cuantos plazos intermedios cuya única confirmación palpable fue la puesta en marcha del tramo Ourense-Santiago, muy cómodo, rápido y eficiente… pero totalmente desconectado del resto de España.

Obras del AVE en Galicia. Foto: Adrián Fernández

Obras del AVE en Galicia. Foto: Adrián Fernández

Y ahora viene Albert Rivera con las “rebajas”: “Los PGE de 2015 destinan 3.561 millones a alta velocidad. Esta es una inversión que no es rentable socialmente, ni económicamente (…) Nos proponemos reorientar la inversión del país desde el AVE hacia la innovación”. Es una de las propuestas recogidas en la segunda parte del programa económico de Ciudadanos, en el que se concreta: “alargaremos los plazos para la finalización de las obras en curso, y no pondremos en marcha ninguno de los proyectos que están en fase de planificación o contratación”.

AVE S100 en Llinars del Vallés. Foto: Ferrán Arjona. Fuente: Flickr

AVE S100 en Llinars del Vallés. Foto: Ferrán Arjona. Fuente: Flickr

Me pregunto en qué términos se mide dicha rentabilidad. Entiendo que se basan en variables como la densidad de población, la renta per cápita y/o el PIB de cada región. Un discurso efectista y eficaz para las regiones más prósperas y más pobladas (fundamentalmente la franja mediterránea, ya conectada al AVE), pero preocupante para la ignota Galicia, que tendría que resignarse a una nueva ampliación de plazos o, incluso, a perder definitivamente el tren de la alta velocidad.

Seguramente habrá matices. Ante el revuelo ocasionado por la propuesta, bien aprovechada por el PP para arremeter contra la discriminación territorial que eso supondría, Albert Rivera se ha apresurado a matizar que no se paralizarán las obras ya proyectadas y licitadas. Y Ana Pastor, la ministra de Fomento, le ha respondido que el propio AVE “genera mucho I+D+i”, en un intento por desmontar el argumento de su adversario.

De momento son propuestas, palabras, debates propios de las campañas electorales. Pero resulta alarmante el mero cuestionamiento de unas infraestructuras de comunicación modernas y bien dotadas, indispensables para el desarrollo económico de una región. Máxime cuando, como en el caso de Galicia, los aeropuertos tampoco son la alternativa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s