Exportaciones en el Ibex

Puerto del Callao. Foto: Unido. Fuente: Flickr

Puerto del Callao. Foto: Unido. Fuente: Flickr

Mientras el mercado interno se va reponiendo muy poco a poco, estimulado por factores como la mayor confianza del consumidor o la reducción del gasto en energía, el mercado externo sigue marcando la pauta de la recuperación, al menos en las grandes empresas, ya que las pymes siguen mostrando serias dificultades para la exportación.
Según los datos publicados hoy en Expansión, una de cada cuatro empresas del Ibex debe al negocio internacional el 80% o más de su facturación: Abengoa, ACS, Amadeus, Santander, Gamesa, Grifols, IAG, Inditex y Técnicas Reunidas. Y casi la mitad realizan más del 60% de sus ventas en el exterior. Pero más significativo, si cabe, es el hecho de que los ingresos en el extranjero crecieron en el último ejercicio un 2’3%, mientras que la facturación en España bajó un 4’4%.
La estrategia expansionista varía de unas compañías a otras. De la conquista de nuevos mercados a la fusión o compra de empresas locales con sus propios mercados ya consolidados. Las últimas grandes adquisiciones (Repsol y la canadiense Talisman –que le costó 14.400 millones- o Sabadell y el británico TSB) fueron muy sonadas aquí y en los respectivos países. Pero hay otras operaciones de menor dimensión que responden a la misma lógica: buscar en el exterior la rentabilidad perdida en el mercado nacional o, sencillamente, explorar nuevas áreas de negocio.
Especialmente significativo es el sector de la energía. Tras años de fulgurante desarrollo en nuestro país, con la eclosión del boom de las renovables en todas sus variantes, llegaron las vacas flacas tras la reforma energética y las grandes eléctricas buscaron alternativas en el exterior. Iberdrola en el Reino Unido (donde tiene previsto invertir 8.300 millones hasta 2023), México, Brasil, Alemania… Gas Natural Fenosa en México y Costa Rica (con inversiones superiores a los 5.200 millones) o Endesa en Portugal, son algunos ejemplos del ánimo expansionista que reina en el sector.
Pero exportar tiene sus dificultades. Al riesgo intrínseco de cualquier inversión se añaden otros factores que abarcan desde consideraciones sociales, demográficas y políticas hasta la legislación local. Ignacio Sánchez Galán, el presidente de Iberdrola, fue muy claro al respecto: concentrar las inversiones “en países con oportunidades de desarrollo y con marcos regulatorios estables y predecibles”.

La Ley Buy American, de 1933, prioriza a las empresas nacionales en las adjudicaciones

La Ley Buy American, de 1933, prioriza a las empresas nacionales en las adjudicaciones

Es en este contexto, precisamente, donde radica el mayor escollo del Acuerdo Trasatlántico para Comercio e Inversiones (el polémico TTIP). Este proyecto, en fase de negociación, podría derivar en la generación de la mayor área de libre comercio del mundo, al sumar Estados Unidos y la Unión Europea. Pero hay un obstáculo difícil de salvar: el proteccionismo de Estados Unidos con las empresas locales, a las que da prioridad mediante varias leyes, todas ellas anteriores a 1950. Un claro anacronismo en la era de la globalización.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s