Economía expansiva

fachada del Banco de España en Madrid. Fuente web del Banco de EspañaEl Banco de España confirma que la economía nacional está en “fase expansiva”. En su boletín económico del mes de marzo revisa al alza en 8 décimas el crecimiento del PIB para este año, hasta una estimación del 2’8%. Las previsiones del Banco de España (que auguran que la situación se mantendrá en 2016, con una ligera caída de 1 décima) superan incluso las realizadas por el Gobierno en el debate del estado de la nación, donde Mariano Rajoy pronosticó un crecimiento del 2’4%.

Esta mejoría en las previsiones se atribuye a dos factores: el aumento de la demanda interna y el fortalecimiento de las exportaciones. Dos factores que, a su vez, derivan de otros con diferente grado de intervención por parte de las políticas económicas y monetarias de la zona euro. A saber: desde la caída del precio del petróleo –que provoca una reducción en los gastos en los hogares y en las empresas y, por tanto, la disposición de más dinero para consumo y/o inversión- hasta medidas de reequilibrio interior, como la reforma fiscal que entró en vigor en enero. El Banco de España también destaca el efecto favorable del Quantitative Easing del Banco Central Europeo, pero se mantiene cauto en cuanto a otros factores que podrían alterar las previsiones, como los conflictos geopolíticos del Este de Europa y Oriente Medio o las tensiones derivadas de las negociaciones sobre la crisis griega.

Impresión de billetes. Fuente: web del Banco de España

Impresión de billetes. Fuente: web del Banco de España

A estas alturas de la exposición, la pregunta lógica del ciudadano es ¿y esto cómo me repercute a mí? Por un lado, el Banco de España sigue sometiendo las previsiones al mantenimiento de costes laborales moderados, por lo que no cabe esperar grandes avances en este sentido. Pero sí se revisan al alza las previsiones de reducción del paro y crecimiento de la población activa, una vez concluida la “fuga” o retorno de numerosos emigrantes a sus países de origen. En este sentido, el supervisor bancario prevé una contracción de la tasa de paro a un ritmo superior al de 2014, para situarse en torno al 20’5% en 2016, y una recuperación de la población activa tras dos años consecutivos de retrocesos. Considera de especial relevancia un factor aún en el aire: el nuevo Acuerdo por el Empleo y la Negociación Colectiva.

De cómo evolucionen todas estas variables a lo largo del año, dependerá el panorama que se encuentre el Gobierno cuando se convoquen las elecciones generales, previsiblemente a la vuelta del verano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s