El salvavidas del mercado exterior

Foto: Gerardo Diego Ontiveros, NASA earth lights. Fuente: Flickr

Foto: Gerardo Diego Ontiveros, NASA earth lights. Fuente: Flickr

En su abrumadora y prolongada caída, el sector inmobiliario arrastró muchas actividades satélite que empiezan a remontar el vuelo. Es el caso de la pizarra, el producto que define la orografía, el estilo de vida y hasta el carácter de la comarca ourensana de Valdeorras y sus vecinos de Quiroga, en Lugo. Cuando hablamos de minería en España siempre pensamos en las cuencas asturiana y leonesa y en el carbón. Pero la pizarra de la montaña oriental de Galicia es bien conocida en toda Europa, gracias a la labor de empresas como Cupa Group, con mercado en más de cuarenta países, desde Sudáfrica hasta Canadá, pasando por Australia, Sudamérica, el sudeste asiático y prácticamente toda Europa.

Fuente: web del grupo Cupa

Fuente: web del grupo Cupa

Según los datos que el sector acaba de dar a conocer, haciendo balance del último ejercicio, las exportaciones de pizarra gallega en 2014 se situaron en más de 470.000 toneladas, lo que representa un volumen de negocio que supera los 252 millones de euros. Es un 4% más que el año anterior, pero aún está lejos de las 666.340 toneladas vendidas en 2007, cuando empezábamos a escuchar eso de la “recesión o no recesión”. El dato del último ejercicio indica que el sector empieza a repuntar, pero que lo hace a un ritmo bajo y lento, insuficiente para mantener el nivel de empleo y condiciones laborales que reinaban en estas comarcas a. de C. (antes de la crisis). En este tiempo se perdieron mil empleos, sobre 3.500; un 28% menos.

La concentración en el mercado exterior ha sido, pese a las dificultades, el salvavidas de la pizarra, que tiene en Francia su principal mercado. Si bien la propia Xunta de Galicia subvenciona la colocación de techos de pizarra (el destino principal de la materia prima valdeorresa), el porcentaje que representa el mercado interior es residual en este sector. Una clara excepción con respecto a la práctica habitual de la empresa española, especialmente las pymes, que siguen esquivando la exportación aun a pesar de un notable incremento durante la crisis, cuando comprobaron que era la única alternativa a la caída de la demanda en el mercado nacional. Sería bueno que esa tendencia a conquistar mercados foráneos se mantuviera ahora que parece que la confianza del consumidor local empieza a recuperarse.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s