Arranca el QE

Consejo de Gobierno del BCE en Nicosia. Fuente: BCE

Consejo de Gobierno del BCE en Nicosia. Fuente: BCE

No debió ser fácil la rueda de prensa que dio Mario Draghi ayer para informar sobre el calendario del Quantitative Easing (compra masiva de deuda). Por circunstancias del “destino”,  el presidente del Banco Central Europeo tuvo que comparecer en Nicosia (Chipre), donde se reunió el consejo de gobierno del BCE cumpliendo con el protocolo de hacerlo dos veces al año fuera de Frankfurt, donde está la sede de la entidad. Allí, le tocó lidiar con un ambiente más bien hostil. Por un lado, los propios chipriotas, el último país rescatado de la zona euro y uno de los que no se beneficiarán de los nuevos estímulos de BCE, que ya confirmó que no comprará “bonos basura”. Por otro lado, los vecinos griegos, que tampoco están precisamente satisfechos con las exigencias del BCE y sus socios de la Troika.

Pero Draghi no se amilanó y defendió, una vez más, su estrategia, al tiempo que lamentó que se cuestionase antes incluso de ponerla en práctica. El programa de compra masiva de deuda comenzará de inmediato, el próximo lunes. El BCE liberará 60.000 millones de euros mensuales, hasta septiembre del próximo año, para comprar deuda pública y privada. En total, 1’14 millones de euros que se repartirán entre los países de la zona euro de forma proporcional a la participación de sus bancos centrales en el capital del BCE. Pero hay una advertencia: no se podrán comprar bonos con un rendimiento inferior al -0’2%. El presidente quiere proteger las arcas del BCE y de ahí sus exigencias a Grecia. “No se puede decir que el BCE no esté apoyando a Grecia”, aseguró al tiempo que confirmaba que seguirá sin aceptar los bonos helenos como garantía para facilitar liquidez a los bancos del país.

Nuevo billete de 20 euros. Foto BCE

Draghi asegura que el dinero ya está llegando a familias y empresas. Foto: nuevo billete de 20€. Fuente: BCE

Para apoyar su plan, Mario Draghi recurrió a datos contables. Con solo anunciarlo el pasado mes de enero, ya ha producido efectos en la cotización del euro y la rebaja de las primas de riesgo. Draghi va más allá y asegura que incluso ha empezado a fluir el crédito a familias y empresas. La previsión de PIB ha aumentado (del 1% calculado en diciembre al 1’5% que se espera actualmente), pero los precios siguen estando bajos, lastrados por la caída del petróleo.

Mario Draghi se reafirmó en el compromiso fundacional del BCE de mantener la inflación por debajo del 2% pero próxima a este nivel. Tras semanas de anuncios y especulaciones, ha llegado la hora de la verdad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s