El déficit demográfico

Mientras Grecia apura las últimas horas para llegar a un acuerdo con Bruselas y “las instituciones” de la Troika, mientras Gobierno y oposición debaten en el Parlamento el Estado de la Nación, y mientras un terremoto de los de verdad (no figurado, como la convulsa realidad política y económica) sacude el centro de España, yo me quedo con la entrevista de La Voz de Galicia al “economista, abogado y experto en demografía”, Manuel Blanco Desar, con motivo de la publicación del libro “Galicia: un pobo con futuro?” .

Libro de Blanco Desar. Fuente: Edicións Xerais

Libro de Blanco Desar. Fuente: Edicións Xerais

La mera enumeración de sus cargos -economista, abogado y demógrafo- ya avanza un original punto de vista, que se confirma en observaciones tan novedosas y lapidarias como “la deuda pública se puede reestructurar, refinanciar, revocar o condonar. La deuda demográfica no”, “a medida que tenemos menos capital humano fértil todo tiende a depreciarse e incluso a devaluarse” o la ejemplarizante “los vecinos de un edificio no pueden pensar que sus necesidades sanitarias y asistenciales en la vejez van a ser antes costeadas por el único niño del 4ºF”. Blanco Desar no da tregua y rechaza con contundencia la teoría de que toda la culpa es de la situación económica: “los ciudadanos en edad fértil que conducen un BMW son menos fecundos que los que conducen un Citroën. Esos BMW apenas llevan sillitas” o “los griegos han sido más fecundos que los alemanes durante la crisis”.

Frente a un discurso púbico que se llena la boca hablando de promoción de la natalidad, conciliación familiar, impuestos progresivos y discriminación positiva, el economista demógrafo alerta sobre la urgencia de políticas realmente comprometidas con el crecimiento vegetativo y con perspectivas a más largo plazo que las determinadas por los procesos electorales. Habla, por ejemplo, de “establecer un comisariado dependiente del Parlamento por mayoría reforzada” para la puesta en marcha de medidas con alcance generacional o “introducir la evaluación de impacto demográfico en todas las políticas públicas”. Todo ello acompañado, lógicamente, de acciones para concienciar y estimular a la ciudadanía, de quien depende en primera y última instancia la tarea de la procreación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s