Cinco leyes en cincuenta días

Más del 75% de los economistas gallegos incluyen la corrupción entre sus preocupaciones por el devenir de la economía. Según el Barómetro de Economía de Galicia correspondiente al segundo semestre de 2014, aunque el paro, la escasez de crédito o la inadecuada dimensión de las empresas locales siguen siendo las preocupaciones prioritarias en el sector, la corrupción irrumpe como un lastre para el crecimiento económico.

Parlamento de Galicia. Fuente: web del Parlamento

Parlamento de Galicia. Fuente: web del Parlamento

La publicación de los resultados de la encuesta realizada por el Consello Galego de Economistas coincidió en el tiempo con un debate monográfico en el Parlamento de la comunidad autónoma sobre medidas de impulso democrático. Y el presidente de la Xunta asumió un compromiso: cinco leyes en cincuenta días, para luchar contra la corrupción y para promover la regeneración democrática, dos clásicos del debate parlamentario en el último año. Alberto Núñez Feijóo, que también repasó otras iniciativas del gobierno popular en este sentido, quiere convertir a Galicia en “una de las regiones más transparentes de la Unión Europea”. En primer lugar, propone una reformulación de la ley de transparencia promovida en su momento por el bipartito, ampliando los ámbitos de la susodicha transparencia a las retribuciones del personal directivo, costes de los liberados sindicales, etc. En segundo lugar, reformular también la ley de financiación de los partidos, para un mayor control de los ingresos. En tercer lugar, dotar de una mayor capacidad de supervisión al Consello de Contas, mediante la creación de una oficina específica para prevención y análisis de contratos. En cuarto lugar, una regulación específica para las asistencias jurídicas a cargos públicos, de forma que se puedan evitar casos como el que defenestró a casi la totalidad del grupo de gobierno compostelano. Y, finalmente, una ley de participación ciudadana que facilite su intervención en la actividad política.

Núñez Feijóo optó por la estrategia ofensiva para hacer frente a los ataques de la oposición, que cuestionaban las evasivas del presidente a la hora de dar explicaciones sobre aquellos casos que afectan directamente a las filas del PP. Como era de esperar, sus propuestas no contentaron a los otros grupos del Parlamento gallego, que piden más hechos y menos discursos. Solo cabe esperar que el debate haya sido constructivo y que todas las partes aúnen sus fuerzas (¿lo veremos algún día?) para que la corrupción deje de ser tema monográfico en el Parlamento y preocupación prioritaria en las encuestas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s