Fin de año en Grecia

Stavros Dimas. Autor: Υπουργείο Εξωτερικών. Fuente: Wikicommons

Stavros Dimas. Autor: Υπουργείο Εξωτερικών. Fuente: Wikicommons

Las bolsas europeas entran temblando en la recta final del año. Aunque la situación se recondujo a lo largo de la mañana, por influencia de Wall Street, el rojo fue el color dominante en los parqués de la Eurozona en una jornada que amaneció con la noticia de un adelanto electoral en Grecia, obligado por la incapacidad del primer ministro para conseguir los apoyos necesarios para su candidato, el veterano europeísta Stavros Dimas.

Y del mismo modo empezará el año, dado que las elecciones se convocaron para la fecha más inmediata posible: el 25 de enero. Así que ya podemos adelantar, sin riesgo a errar el pronóstico, que empezaremos 2015 bajo las advertencias de los máximos responsables económicos sobre el riesgo de un gobierno experimental en la vieja patria helena. Las primeras alarmas ya se han activado, desde el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, hasta el ministro de Finanzas alemán, Wolfang Schäuble, que advierten de la ineludible responsabilidad de “cumplir los compromisos adquiridos” por el gobierno saliente. Otros –Mario Draghi, Christine Lagarde- se muestran más cautos y respetuosos con la voluntad popular, pero en todos subyace la cuestión de fondo: ¿Qué pasará si Alexis Tsipras consigue formar gobierno?

Alexis Tsipras. Foto: FranciscoDer. Fuente: Wikicommons

Alexis Tsipras. Foto: FranciscoDer. Fuente: Wikicommons

Y la preocupación no radica únicamente en el caso griego, pionero en todas las “crisis” (financiera, institucional, social, de confianza…), sino en el eco que el experimento heleno puede provocar en el resto de Europa, especialmente en los países del sur (España, Portugal, Italia). Si Alexis Tsipras llega a la presidencia, como parecen indicar las encuestas, está por ver hasta qué punto será rupturista su política económica. Tanto en lo que se refiere al pago de la deuda como al cumplimiento de las exigencias europeas del rescate. De su aplicación, del éxito que obtenga y, en suma, de las consecuencias de la política económica de Syriza dependerá no solo el rumbo de Grecia sino también el de otros países expectantes, especialmente España, donde las elecciones generales se celebrarán con suficiente distancia como para valorar los resultados al otro lado del Mediterráneo. Tanto en caso de éxito como de fracaso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s