G20: Cumbre internacional en Australia

Imagen promocional de Brisbane. Fuente: web del G20

Imagen promocional de Brisbane. Fuente: web del G20

Han empezado a llegar a Brisbane los participantes en la cumbre del G20. Hacia allí se dirige también Mariano Rajoy en calidad de “invitado permanente” como presidente de España. El principal objetivo de los líderes mundiales que se dan cita en esta cumbre es lograr un crecimiento del 2% adicional hasta 2018, acompañado de la creación de millones de empleos de calidad (recordemos que hablamos de objetivos a nivel mundial).

Sobre la mesa estarán un millar de iniciativas políticas que abordan temas diversos aunque el leitmotiv sea la cuestión económica. Hablarán de infraestructuras, de dónde invertir, de cómo superar las grandes brechas que lastran el desarrollo de países emergentes o de qué hacer para evitar nuevos colapsos financieros.

Al encuentro, que se prolongará durante el fin de semana, está previsto que, junto con los jefes de Estado y de Gobierno de los países miembros, asistan dos de los máximos representantes de la Unión Europea: el presidente del Consejo Europeo Herman Van Rompuy y el  de la Comisión Europea Jean Claude Juncker. Y a ver qué cuenta este último, después del escándalo ya popularizado como LuxLeaks.

Esta misma semana, en una comparecencia ante los medios de comunicación en la Comisión Euorpea, Juncker  se ha reconocido “responsable político” del sistema fiscal luxemburgués aunque “no su arquitecto”, matiza. Teniendo en cuenta que uno de los planteamientos marco del G20 es la lucha contra la evasión de impuestos y los paraísos fiscales, y obligar a las empresas a pagar los impuestos en los países donde generan sus ganancias, habrá que ver cuál es la postura que defiende el que fue primer ministro de Luxemburgo durante los años en los que se firmaron esos pactos secretos (u opacos, como solemos decir ahora) de ingeniería fiscal.

En esa última –y única- comparecencia desde que se dio a conocer este peculiar modelo fiscal luxemburgués, Juncker defendió su legalidad y el ajuste a las reglas “nacionales e internacionales aplicables”, obviando que dichas pactos permitieron a grandes multinacionales rebajar hasta el 1 ó el 2% su tributación trasladando las cuentas al Gran Ducado en lugar de hacerlo en sus respectivos países.

Aunque dudo que el presidente de la Comisión Europea vaya a dar más explicaciones en el foro mundial de las que dio en su propia casa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s