Tiempo de presupuestos

Debate de presupuestos en el Congreso. Fuente: web del Congreso

Debate de presupuestos en el Congreso. Fuente: web del Congreso

En una misma semana, y desde mi perspectiva ourensana, he visto debates y presentaciones presupuestarias a tres niveles administrativos: los Presupuestos Generales del Estado, los de la Xunta de Galicia y los de la Diputación Provincial de Ourense. Sólo me faltan los del Concello, que aún va por los de 2014, pero ése es otro tema.

A lo que voy es al denominador común de las propuestas de cada ejecutivo: todos defienden que los de 2015 son los presupuestos de la recuperación económica, del fin de los tijeretazos y los ajustes de cinturón y de la vuelta a la inversión. Con matices y despacito, pero ésa es la filosofía que acompaña los proyectos presupuestarios de las tres administraciones. La versión de la oposición es bien distinta y, en general, se resume en un calificativo: electoralistas.

Y es que 2015 no es sólo “el año de la superación de la crisis”. También es el año en el que coinciden elecciones generales, municipales (de las que derivan los entes provinciales) y unas cuantas autonómicas (no es el caso de Galicia, que aquí, en principio, no tocan hasta 2016). De ahí la desconfianza. El temor a que el optimismo de los datos y el discurso de la recuperación -contrario a la tendencia actual de la eurozona- no sean más que un espejismo de las urnas.

Elena Muñoz, conselleira de Facenda de la Xunta de Galicia. Fuente: web de la Xunta

Elena Muñoz, conselleira de Facenda de la Xunta de Galicia. Fuente: web de la Xunta

Particularmente, y anticipándome a los comicios, ofrezco un “voto de confianza”. Desde el desconocimiento del detalle presupuestario (que no he analizado) me quedo con algunos datos que me invitan a la esperanza: los 450 millones de euros para inversiones del Plan de Impulso para el Crecimiento, la Competitividad y la Eficiencia (Plan Crece), el incremento de un 16’5% en las políticas activas de empleo, la bajada de impuestos derivada de la reforma fiscal, el compromiso de la Xunta de Galicia con el gasto social (a costa, eso sí, del capítulo de inversiones), o la apuesta de la Diputación ourensana por el termalismo (1’5 millones de euros), que tiene todas las potencialidades para convertirse algún día en uno de los motores económicos de la provincia. Algún día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s