Un cocinero con alas

La situación se presta a más de una metáfora, como la que utilizó la periodista que firma hoy la información en La Voz de Galicia: “La vaca que corneó al toro” cuenta la batalla legal del cocinero Flavio Morganti (una suerte de David de la mitología clásica) contra el Goliat de Red Bull GmbH, la multinacional austríaca que comercializa la famosa bebida energética.

Pink Cow, el refresco creado por Flavio Morganti

Pink Cow, el refresco creado por Flavio Morganti

La disputa está en Pink Cow, un refresco creado por Flavio Morganti al que Red Bull ha visto como una amenaza. Lo acusa de lo que vendría siendo una “usurpación de identidad”: la vaca rosa con alas disputándole mercado al toro rojo de “la bebida que te da alas” mediante una estrategia de marketing por contraposición, más orientada a un público femenino. La última batalla se ha librado en la OAMI (Oficina de Armonización del Mercado Interior de la Unión Europea), y la poderosa multinacional ha perdido frente al empresario local: la OAMI considera que no hay lugar a equívocos, que ambas marcas se diferencian claramente y que el consumidor sabrá distinguirlo. Y lo ha dicho dos veces, en distintos departamentos, por insistencia de Red Bull, que no se da por vencido. Según asegura en el periódico, Flavio Morganti cree que la cosa aún no se quedará ahí, porque lo que no le falta a Red Bull son recursos para seguir pleiteando.

Botella decantadora, de Martín Berasategui y Flavio Morganti

Botella decantadora, de Martín Berasategui y Flavio Morganti

La noticia me ha causado gracia, por el planteamiento, y satisfacción. Prueba que desde la periferia –de eso en Ourense sabemos bastante- se puede tocar el centro o, incluso, que ya no hay periferias. Flavio Morganti que, ante todo, es un buen cocinero, no quiere barreras localistas. De mente inquieta, siempre tiene algún novedoso proyecto entre manos: en el libro “Vacas. Su dignificación sexual y gastronómica” reivindicó la calidad de la carne de vaca, estigmatizada frente al buey; después (o antes, no sé) fue la botella decantadora, un invento en el que colaboró con Martín Berasategui; y ahora el Pink Cow, un refresco al que su inventor ve múltiples posibilidades de combinación y cuya distribución ha comenzado por el sector hostelero, a modo de estudio de mercado.

Veremos con qué nos sorprende la próxima vez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s