Pujol pone cara a la lucha contra el fraude

Cristóbal Montoro en la Comisión de Hacienda. Foto: Moncloa

Cristóbal Montoro en la Comisión de Hacienda. Foto: Moncloa

El caso de Jordi Pujol le ha servido ayer al ministro de Hacienda para ejemplarizar la lucha del gobierno contra el fraude fiscal. Cristóbal Montoro, que comparecía en la Comisión de Hacienda del Congreso, se mostró tajante: “si creía que pidiendo perdón públicamente se hacía borrón y cuenta nueva, se equivocaba de pleno” y atribuyó la repentina confesión del ex presidente de la Generalitat a que tanto Hacienda como las fuerzas de seguridad y los tribunales estaban a punto de desenmascararlo.

En la misma sesión, el ministro presentó los datos del primer semestre en la lucha contra la economía sumergida. El mejor de la serie histórica, según los cálculos del Gobierno: 5.508 millones de euros, frente a los 5.034 del primer semestre de 2013 y los 5.042 de 2012.  Cristóbal Montoro atribuye el éxito al incremento en la recaudación del IVA, que ha crecido un 6’8%, junto con la subida del PIB real un 1’2% y un aumento general de la recaudación del 5’3%. También ha hecho hincapié en la reforma del Impuesto de Sociedades, que ha provocado un incremento en la tributación de las grandes empresas.

Pero a la “autocomplacencia” del Gobierno pronto le han salido opositores. Y no sólo en las filas del Parlamento, que también, sino por parte del sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha), que se ha apresurado a aclarar que la economía sumergida sigue creciendo y que “algo está fallando en la lucha contra el fraude”.  Según éstos, el dinero que no se declara en nuestro país alcanza ya los 60.000 millones de euros, un 24’6% del PIB.

Jordi Pujol. Foto: CDC. Fuente: Wikicommons

Jordi Pujol. Foto: CDC. Fuente: Wikicommons

Las cifras son escandalosas. Confirman el fraude fiscal como uno de los mayores cánceres de nuestra economía y del estado social. Casos como el de Jordi Pujol, por su trascendencia pública, deberían contribuir a la concienciación social (una vez superado el estupor inicial), pero para ello es necesario que se haga justicia y no sólo desde las propias instituciones judiciales, sino también desde la Agencia Tributaria y desde la administración general del Estado.

Y la política debe quedar al margen, para que no se confunda la aplicación de la justicia con la oportunidad de machacar al contrincante en la persona de un ex honorable representante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s