Teoría y práctica

Es algo que todo el mundo considera imprescindible y fundamental, pero que no se aplica con la misma contundencia. La colaboración ente Universidad y Empresa debería constituir un mecanismo de funcionamiento perfectamente instaurado y engranado en una sociedad moderna con aspiraciones de futuro.

Teresa Miras en un acto del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid. Foto: COFM

Teresa Miras en un acto del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid. Foto: COFM

Esta misma semana he leído una entrevista que me hizo reflexionar sobre este aspecto. La entrevistada era la ourensana Teresa Miras Portugal, catedrática de Bioquímica en la Universidad Complutense de Madrid (publicado en “La Voz de Galicia”, el 28 de julio de 2014). Miras cuestionaba el incremento de las tasas y el sistema de préstamos a los estudiantes universitarios planteados por el ministro Wert y apostaba por un sistema de becas en el que se implicasen no sólo el Gobierno, sino también las empresas a título particular y sectores empresariales en su conjunto, ya que ellos serán los principales beneficiarios de la excelencia en la formación de los jóvenes universitarios. A modo de ejemplo, Teresa Miras indicaba la posibilidad de que sectores como las piscifactorías o los mejilloneros, o empresas de tecnología hospitalaria, ofreciesen becas especializadas que garantizarían futuros profesionales formados ad hoc.

Cesga. Foto: Johnander. Fuente: Wikicommons

Cesga. Foto: Johnander. Fuente: Wikicommons

Dentro de este feedback entre empresa e investigación hay loables ejemplos como el Centro de Supercomputación de Galicia (Cesga), que constantemente está siendo noticia por sus logros en beneficio de la actividad empresarial con el desarrollo de novedosos y rentables sistemas de computación y comunicaciones de altas prestaciones. Hace sólo unos días, la consellería de Economía e Industria de la Xunta de Galicia firmó con el Cesga un convenio por valor de 300.000 euros que les permitirá incrementar en un 70% su capacidad. En la financiación de este organismo también colabora el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que anunció próximas inversiones.

De esta forma, el Cesga está prestando servicio no sólo a los centros públicos de investigación y grandes empresas, sino también a pymes (70 en la actualidad), que gracias a este apoyo se pueden plantear nuevos retos y ganar competitividad en los mercados nacional e internacional.

Por desgracia, nos falta mucho camino por andar en esa sincronización entre la inteligencia, el saber, la “teoría”… y la “praxis” empresarial.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s