Turismo low cost

Mientras otros continúan en el letargo de la inactividad no pretendida, el sector turístico le sigue sacando provecho al madrugón y presenta el segundo año con balance económico positivo. Exceltur (la asociación que concentra a las grandes empresas del sector) ha cifrado nada menos que un 2’4% el crecimiento previsto para este año, el doble del registrado el año pasado y el doble de lo que las previsiones apuntan para el conjunto de la economía española.

Matalascañas (Huelva). Foto: Trensamiro

Matalascañas (Huelva). Foto: Trensamiro

Lo vemos con nuestros propios ojos en las playas, en los restaurantes y en todos aquellos espacios y destinos relacionados con el ocio, especialmente en esta época veraniega y vacacional. Pero, ¿qué aporta al conjunto de la economía el hecho de que al sector turístico le vaya bien? Si se confirma ese crecimiento previsto del 2’4%, el turismo será el responsable del 11’2% del PIB con una aportación de unos 115.000 millones de euros, que se dice pronto. España le ha ganado el pulso (de momento) al norte de África -tensionado por los conflictos internos-, ha rentabilizado la crisis promocionándose como un destino económico dentro de Europa y ha logrado incluso reactivar el consumo interno a golpe de ofertas para escapadas low cost.

 

Autobús turístico en Puerta del Sol. Foto: Tomás Fano

Autobús turístico en Puerta del Sol. Foto: Tomás Fano

Pero: ¿es por ahí por donde queremos retomar la tan cacareada “senda del crecimiento” -sirviendo de “lugar de esparcimiento” para los europeos del norte- o aspiramos a definir un nuevo escenario económico con actividades estratégicas y empleos de calidad? A estas alturas de la película de la crisis (habrá que ver si estamos aún en el nudo o si ya entramos en el desenlace) hemos consolidado al sector turístico como uno de los motores de nuestra economía. Tenemos unos buenos baluartes (el clima, los quilómetros de costa, la especialización a lo largo de décadas ofreciendo este servicio, las infraestructuras…) y grandes empresas que dan un sentido de conjunto al sector, agrupando desde el transporte al alojamiento, pasando por el ocio, tour operadores y hasta hospitales turísticos. Pero no todos los pueblos y ciudades de España son “potenciales destinos turísticos”, aunque la mayoría busquen su porción de pastel. Y ni siquiera aquéllos que lo son pueden centrarse únicamente en un modelo de negocio muy ligado a las oleadas, las modas, las circunstancias, la climatología y la precarización laboral. Deberíamos aprovechar la oportunidad que nos brinda la crisis (o la  necesidad que nos impone, según se prefiera) para experimentar con nuevos modelos y tratar de elevar el perfil, en todos los niveles.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s