Pues era verdad

Salida de Gowex a bolsa MAB. Fuente: Gowex

Salida de Gowex a bolsa MAB. Fuente: Gowex

Con Gowex está pasando lo que pasa con las infidelidades en una pareja: de repente todo el mundo se olía algo, lo veía venir o hasta tenía datos, pero nadie se lo advirtió a la víctima a tiempo para evitarle el dolor. En Gowex hay muchas víctimas: los accionistas, los acreedores, los empleados, los socios y consejeros y hasta el propio presidente y supuesto responsable de todo el engaño, Jenaro García, víctima de su propia codicia. Incluso podríamos extender los daños colaterales en varios círculos concéntricos: tras las víctimas directas -las que van a sufrir pérdidas económicas por el descalabro de la operadora WiFi- están los que pierden reputación: los auditores que firmaron análisis de las cuentas de esta empresa (M&A) que, al parecer, lleva al menos cuatro años falseando los resultados (hasta ocho según algunas fuentes), su asesor registrado del Mercado Alternativo Bursátil (EY), Bolsas y Mercados Españoles y la CNMV, e incluso otras empresas del parqué y del sector, ante la desconfianza que provoca entre los inversores el hecho de que sea posible un engaño de tal magnitud, sin que nadie haya avisado a tiempo.

Jenaro García. Foto: Itupictures

Jenaro García. Foto: Itupictures

Y eso que parece ser que algo se olían algunos, lo veían venir o hasta tenían datos. Aunque hace una semana la valoración de Gowex era de 1.400 millones de euros, ahora sabemos que su fórmula de negocio ya suscitaba dudas en el sector y en el propio entorno inversor. ¿Por qué entonces nadie lo advirtió? Tuvo que venir una firma de análisis totalmente desconocida, con ínfulas de superhéroe y con intereses propios (posiciones cortas que nos hicieron sospechar de sus intenciones) para descubrir todo el pastel. Con un título muy gráfico “La charada Pescanova” destapó una estafa que todo el mundo se resistía a creer. El propio MAB esperó dos días antes de suspender la cotización, un tiempo que Jenaro García no aprovechó precisamente para desmontar el informe (ahora sabemos que no era posible) pero que los inversores pudieron utilizar para tomar decisiones.

Sospecho que al “culebrón del verano” -como ya lo han llamado- aún le quedan capítulos. Hay muchos interrogantes pendientes: ¿hasta dónde alcanza la estafa? ¿cuál es el estado real de las cuentas? ¿quién más era cómplice? ¿quién lo tendrá que pagar? ¿qué pasa con todos los ayuntamientos y ciudadanos que disponen del wifi de Gowex?. Tampoco nos podemos olvidar del MAB. Esta mañana las caídas han sido generalizadas y ya han salido informaciones de huídas en “desbandada” y escapadas hacia la Bolsa por parte de firmas como Carbures o Ibercom.

Estaremos pendientes del próximo capítulo.

Anuncios

Un pensamiento en “Pues era verdad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s